jueves, 26 de febrero de 2015

Hijos de Dios, no animales

Una de las cosas que siempre me reprocho en mi vida cristiana es que, demasiado a menudo, vivo como un pagano, apenas teniendo presente a Dios. Hoy he caído en la cuenta de que no es así*. Es peor. Casi siempre vivo como un simple animal. Un animal come porque es lo que tiene que hacer cuando tiene hambre, duerme porque es lo que le toca en un momento dado, hiberna si tiene que hacerlo, emigra dependiendo de su especie, etc. No razona, no busca porqués, no reflexiona sobre sí mismo. Es un animal. Pues esa es mi actitud diaria muchas veces: bajo la basura porque toca, como porque tengo hambre, trabajo porque es lo que hay que hacer, cambio pañales en el momento que se necesita, ayudo a mi hijo mayor con los deberes cuando lo necesita... Sin ir más allá, sin reflexiones, sin planteamientos, como un animal. Quizá por eso a veces paso temporadas sin escribir aquí. Los animales no escriben blogs.

Pues en esta situación llega la Cuaresma, tiempo de conversión. Pero no puede convertirse quien no reflexiona sobre su vida, por qué hace lo que hace, sea el bien o el mal. Siempre había tenido la idea de que la Providencia solo estaba ahí para ayudar cuando hacía falta, o para que no faltase lo necesario. En cierto modo es así, pero con un importante matiz que escuché hace poco en la radio: la Providencia se encarga de que no nos falte lo necesario...para nuestra santificación. O lo que es lo mismo, dicho en palabras de San Pablo: "En todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8, 28). Y por tanto, mi camino hacia la santidad depende de cómo afronte lo que Dios pone en mi camino: la actitud con la que baje la basura, coma, trabaje, cambie pañales o ayude a mi hijo. ¿Lo hago como un animal? ¿Lo hago por amor, con resignación, con apatía, con alegría, por obligación? La Cuaresma no es solo lamentarse por los pecados, confesarlos y ya está. Eso no es la conversión. Convertirse implica un cambio de vida, corregir todo lo que hacemos mal (pecado) o quizá no muy bien (siempre hay que aspirar a la perfección: "Sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial" Mt 5, 48). Esa es la finalidad de la ceniza, los ayunos, las limosnas o la oración constante. Busquemos vivir como hijos de Dios y no como animales.

*: Este darme cuenta no se ha producido en un instante cualquiera, porque sí. Ha sido durante las laudes, en un momento de oración silenciosa. ¡Qué importante es la oración y cuántas veces la dejo de lado!


sábado, 22 de marzo de 2014

Día mundial del Síndrome de Down (o de la hipocresía política)

Ayer, 21 de marzo, se celebraba el Dia mundial del Síndrome de Down. Estos dias son ocasiones propicias para los políticos abortistas, porque es el momento en el que se ponen la chaqueta de defensor de lo débiles, afirmando que hay que ayudar todo lo que se pueda a los que tienen esta u otras discapacidades y a sus familias, lo cual está muy bien. El problema está en que, tras unas horas en las que se han hecho las pertinentes fotos con las que pretenden engañar a los ciudadanos, vuelven ha exigir el supuesto derecho de la mujer a decidir matar a su hijo en su vientre cuando, precisamente, viene con ese problema. "Gracias" a estos políticos (y a muchos no políticos, defensores del mal menor) cada día nacen menos niños con este síndrome, no porque la ciencia avance, sino porque los matan. Podría poner aquí una larga lista de calificativos para los que tal aberración defienden, pero prefiero que sean las mismas personas con Síndrome de Down las que respondan a los falsos argumentos que se usan para defender que sean asesinados antes de nacer, por lo que os traigo aquí un magnífico vídeo que lleva dias circulando por Internet, en el que personas con Síndrome de Down de todo el mundo responden a una mujer embarazada de un bebé diagnosticado de este problema, la cual está asustada ante esa situación. No os lo perdáis, no tiene desperdicio.


miércoles, 19 de marzo de 2014

¿Para qué educamos?

Hoy celebramos a san José, patrón de la Iglesia universal y de los seminarios, y modelo de los padres de familia. Y, por supuesto, padre adoptivo de Jesús. Pero, ¿fue un buen padre? Su hijo estuvo en casa hasta los 30 años, cuando lo normal era que se casaran y formaran familia mucho antes; abandonó a su madre, viuda, para irse a recorrer a Israel con los amigos; se dedicó a soliviantar a las autoridades hasta que éstas acabaron matándole en una cruz, como a un malhechor cualquiera. Pareciera que san José no educó muy bien a su hijo, ¿no? 

Pero, ¿para qué educamos a nuestros hijos? ¿Qué misión tenemos respecto a ellos? ¿Que sean buenas personas? ¿Que tengan éxito? ¿Que sean hombres y mujeres de provecho? Todo esto está muy bien, pero la misión que tenemos con nuestros hijos es otra, muy sencilla (que no fácil): enseñarles el camino del Cielo. Nuestra meta tiene que ser que ellos conozcan a Jesucristo y le sigan. Y con esto viene lo demás, porque seguir a Cristo implica buscar la bondad, tratar de ser los mejores en lo que hacemos, no por competitividad, sino porque, por amor a Él, intentaremos hacer de la mejor manera aquello que su Voluntad nos encomienda, ya sea estudio, trabajo, apostolado... y aunque nuestros esfuerzos puedan carecer de éxito. Seguir a Cristo implica entrar en el sufrimiento y santificarlo, no huir de él a toda costa, por lo que a veces habrá que dejar que nuestros hijos caigan. 

En resumen, ¿realmente creemos que lo mejor para nuestros hijos es seguir el camino de Dios? ¿Que sin importar si viven mucho o poco, si tienen éxito en la vida o no, si viven cerca o se van lejos, lo importante es que vivan como hijos de Dios? San José así lo creía y así lo vivió. Y él es nuestro modelo.


jueves, 13 de marzo de 2014

Primer aniversario del Papa Francisco

Hoy hace un año que el Espíritu Santo volvió a demostrar Quién es el que guía a la Iglesia Católica. 

Reconozco que cuando el Cardenal Tauran anunció desde el balcón central del Vaticano quién era el nuevo Papa me quedé un poco frío. No porque no me gustara el Cardenal Bergoglio, sino porque, cuando los días previos había leído información sobre algunos Cardenales, el hoy Papa Francisco no estaba entre ellos, por lo que apenas sabía nada de él, salvo que era el arzobispo de Buenos Aires. Ahora, un año después, queda patente que, de nuevo, el Señor nos ha bendecido con el mejor Papa. Hay quien dice que rompe con el papado anterior. No es así. Nunca un Papa ha roto con el papado anterior, y menos en el sentido que los que tal cosa dicen le dan a esas palabras, es decir, un cambio de doctrina y de moral. El cambio entre Benedicto XVI y Francisco es, a mi modo de ver, de estilo. La forma que tiene Francisco de dirigirse a la gente es más coloquial, más directa, lo que facilita que más gente le entienda, y, por lo mismo, al no usar un lenguaje excesivamente técnico, también hace que sea más fácilmente manipulable. Yo no pienso, como dicen algunos, que sea ambiguo en ocasiones. Lo que pasa es que los medios "progres" han pensado y propagado desde el principio que iba a romper con todo y se iba a liar a ordenar mujeres, permitir el aborto, los matrimonios homosexuales, etc., y como cualquiera que lea de primera mano lo que dice el Papa verá que no se sostiene nada de esto, los mismo medios aprovechan la sencillez en el hablar del Papa para interpretar lo que dice, y confunden (o quieren confundir) su insistencia en la Misericordia con laxitud en la Justicia y con un supuesto abandono de la doctrina de siempre. Esto ha pasado con la ordenación de mujeres, con el aborto o, más recientemente, con la administración de los Sacramentos a los divorciados vueltos a casar. Por eso, desde aquí, os recomiendo encarecidamente que siempre que podáis leáis las palabras exactas del Papa, y si no podéis hacerlo a menudo, al menos cada vez que salga alguna nueva "noticia" sobre el "aperturista" Papa Francisco. No hagamos como tantos que hablan de oídas, entre ellos muchos políticos y periodistas, y luego se permiten opinar y criticar. Seguimos a Uno que se llamó a sí mismo la Verdad, y eso es lo que debemos buscar.

En definitiva, el Papa Francisco ha sido y es un enorme regalo para la Iglesia y para el mundo, como lo han sido todos, especialmente los del último siglo. Sigamos rezando por él, como él mismo pide siempre, y siguiendo su consejo, no perdamos la alegría, porque mala imagen damos de Dios y del Cielo si los que nos decimos cristianos tenemos siempre la cara larga o andamos protestando por todo.

Para acabar, a modo de curiosidad, os planteo la pregunta que me surgió el otro día: ¿Qué habría sido capaz de hacer Juan Pablo II si hubiese existido Twitter en su tiempo?


viernes, 14 de febrero de 2014

Mi sobrino Juan ya está con Dios

Ayer nació mi sobrino Juan. Ayer fue bautizado. Ayer, tras pasar media hora con sus padres, murió a causa de una malformación, descubierta en la primera ecografía. A sus padres, algunos que se llaman médicos les propusieron el aborto, es decir, matar a su hijo. Sus padres, por supuesto, dijeron que no. Por eso han podido disfrutar de su hijo esos minutos: verlo, tocarlo, besarle, hablarle, abrazarlo, acariciarlo...amarlo, bautizarlo. ¿Han sido unos padres valientes? Tal vez. Prefiero pensar que, simplemente, son padres. Porque, ¿que padres matarían a su propio hijo?
Ellos, sus padres, han estado en paz. Esa paz que solo puede dar el Señor, esa paz apoyada por la oración de cientos de personas. Qué diferente es vivir un acontecimiento así con Dios que sin Dios. Monjas, sacerdotes, familiares, amigos, conocidos, desconocidos, todos han rezado por ellos, porque cuando uno tiene dentro el amor de Dios, ama como Dios y sólo desea el bien para el otro. Y esa oración les ha sostenido y les sostiene; la oración junto con la fe. No la fe del que no tiene nada más a lo que agarrarse, sino la fe del que ha experimentado que Dios le acompaña, que está con él. Y esa misma fe es la que nos garantiza que en el Cielo hay un nuevo san Juan, que mi hermano y mi cuñada ya tienen su propio ángel, que mi sobrino Juan ya está disfrutando junto a Dios, jugando con Él, y que desde ahí intercede por todos nosotros, especialmente por sus padres y sus hermanos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...