miércoles, 26 de septiembre de 2012

¿Sacramentos a granel? No, gracias

El pasado viernes leí la noticia de que la Conferencia Episcopal Alemana ha publicado un decreto por el cual, aquellos que se den de baja de la Iglesia Católica en el Registro Civil dejarán de recibir los Sacramentos. Para los que no lo sepáis, en Alemania existe un impuesto religioso mediante el cual cada ciudadano se "apunta" a una confesión religiosa, y a ella van a parar parte de sus impuestos. Si indica que no pertenece a ninguna, no paga ese impuesto (no como en España, que se paga sí o sí).

Pues qué queréis que os diga. Me parece muy bien. Es más, no me importaría que trajeran ese modelo recaudatorio a España, y la CEE hiciera lo mismo. Es lógico: si uno reniega públicamente de la Iglesia para ahorrarse un dinero, ¿cómo espera seguir recibiendo los Sacramentos de Aquella de quien ha renegado? La Sagrada Comunión, el Perdón, la Confirmación, el Matrimonio, son cosas demasiado importantes como para darlas como si fueran golosinas. Si uno, con tal de ahorrarse un dinero o por no querer dárselo a la Iglesia, es capaz de darse de baja públicamente, es que los Sacramentos le importan un pepino. Y, por su propio bien, la Iglesia debe tomar la medida que ha tomado la CEA, porque dice san Pablo en 1 Co 11, 27-29: "Por tanto, quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condena."

Hay una expresión muy común que es decir que uno es "católico no practicante". ¿Es que eso puede existir? ¿Puede alguien decir que es futbolista si no practica jamás ese deporte? La época en que todo el mundo era católico y la religión era connatural con nuestra sociedad hace años que acabó. Si queremos que la gente que abandonó la fe vuelva a la Iglesia o que los no creyentes se interesen por Ella, tenemos que ser firmes en las cosas centrales de nuestra fe, porque, en el fondo, el ser humano necesita algo firme a lo que agarrarse, no algo que cambie según las modas, como puede suceder en la Iglesia Anglicana, de donde cada vez se va más gente. Si la Iglesia, como tiene que ser, no se mueve un ápice en las cuestiones del aborto, los "matrimonios" homosexuales, la ordenación de mujeres, etc. Si estamos viviendo una revitalización de la liturgia, auspiciada por el Papa, con la búsqueda de una mayor dignidad. Si observamos cómo cada vez son más los sacerdotes que visten como tales. En definitiva, si la Iglesia está superando los destrozos provocados en todos esos campos por determinadas corrientes modernistas en los últimos 50 años, ¿no tendrá que ser también firme en la administración de los Sacramentos? Y no sólo firme a la hora de permitir el acceso a ellos, sino también firme en su celebración: Misas bien celebradas, mayor presencia de los sacerdotes en los confesionarios (y penitencias en condiciones), celebraciones de bodas dignas, donde el presbítero predique sobre lo que es realmente el matrimonio cristiano, etc.

Creo que es un magnífico paso el que ha dado la Conferencia Episcopal Alemana, aunque muchos hayan atacado por el tema del dinero (¿acaso un hijo no debe ayudar al sostenimiento de su Madre?), y creo que el ejemplo debe cundir. Nadie está obligado a acudir a la Iglesia, pero Ésta debe hacer todo lo posible para que los que sí vayan, lo hagan con conocimiento, sabiendo a qué van, qué celebran y las inmensas gracias que en los Sacramentos nos regala el Señor.

3 comentarios:

  1. No sabia lo del impuesto de Alemania, gracias por ayudarme a ser menos inculta.
    Por otro lado creo firmemente en la firmeza que la Iglesia y todo católico tocado por el Señor defiende. Nadie que haya sido agraciado con experimentar un ápice del amor de Dios carece del conocimiento que ha de teneren cuanto a firmeza y principios, otra cosa es que queramos mantenernos firmes.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. También yo desconocía esta noticia. Debo leerla detenidamente para entender exactamente lo que se pide. Con lo poco que conozco, comparto tu opinión.Un abrazo
    Veo que se te está dando muy bien esto del blog. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros comentarios. La noticia también dice que los párrocos se pondrán en contacto con estas personas, para ver qué ha pasado y si se puede solucionar. Me parece algo prudente por parte de los obispos, ya que puede haber casos en que esa baja pública pueda estar justificada. Si lo que se propusiera fuese una negación indiscriminada de los sacramentos, sin pararse a ver los casos concretos, ya no me parecería tan bien.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...