lunes, 11 de marzo de 2013

Confirma a tus hermanos



Annuntio vobis gaudium magnum; Habemus Papam: Eminentissimum ac reverendissimum Dominum, Dominum ...

Estas son las palabras que estoy deseando oír, más que ver la fumata blanca. Tengo muchas ganas de saber quién va a ser el próximo obispo de Roma. Y no por curiosidad o por ver si es uno de mis preferidos, sino por conocer a quién tiene en mente el Señor para esta época de la Historia. Porque estamos viviendo un momento histórico, no lo olvidéis. Evidentemente, cada nueva elección de un papa es un momento histórico, por el peso específico que tienen en el mundo, pero ésta en concreto, a mi modo de ver, es más crítica. En el último siglo el mundo ha evolucionado muchísimo, con cambios vertiginosos sociales, políticos, científicos, etc. Hemos pasado de iluminarnos con velas a las luces LED, de comunicarnos por carta o, como mucho, por telégrafo, a los dispositivos móviles que ni hace 30 años la gente podía imaginar. Hemos pasado de luchar por la abolición de la esclavitud o por los derechos de la mujer a tener presidentes de naciones de raza negra o mujeres. En la Iglesia hemos pasado de tener papas "encerrados" en el Vaticano a papas que han visitado multitud de naciones. Pero también hemos pasado de la familia como base de la sociedad al divorcio express o los "matrimonios" homosexuales, de defender los derechos de los más débiles a llamar "derecho" al asesinato de los niños en el vientre de sus madres. Hemos vivido guerras brutales, las más sangrientas de la Historia, junto a los mayores avances sociales y científicos de la civilización. 

En este punto llega este Cónclave. Creo que no me equivoco si digo que está siendo la elección papal más seguida de la Historia de la Iglesia, porque aunque la de 2005 fue seguida, primero por lo que significó para la Humanidad Juan Pablo II, y segundo por ver quién sucedería a alguien de su talla, en ese momento no estaban tan extendidas las redes sociales, los blogs, las páginas de información católicas. Y además, el hecho de que esta vez no haya fallecido el papa ha hecho que la gente pueda estar más pendiente de la preparación del Cónclave. Un ejemplo de esta novedad es la web Adopta un cardenal, donde uno puede registrarse y recibir, aleatoriamente, el nombre de un cardenal para rezar especialmente por él. ¿Cuándo se ha hecho esto antes? Y esto nos muestra otra cosa: en contra de los que muchos dicen (o más bien desearian) la Iglesia está viva, y mucho. ¿Que hay cosas que mejorar? Sí. ¿Que la Iglesia tiene que seguir avanzando en algunas cosas? Por supuesto. Ahi tenemos la cuenta de Twitter del papa o los "brifiengs" del P. Lombardi después de cada Congregación de Cardenales. Siempre ha habido un déficit de comunicación que creo que, poco a poco, se está superando. La Iglesia no es una organización, es un organismo vivo, y como tal hay cosas que tienen que cambiar, pero muchas otras se están haciendo bien. Hay que ser críticos para mejorar, pero también hay que fijarse en los signos positivos, y creo que el seguimiento fiel de tantos cristianos estos días, demostrando el amor a la Iglesia y al papa que salga elegido, es una muestra de ello.

Pidamos por los cardenales, para que elijan por amor a la Iglesia, igual que Benedicto XVI renunció por amor a la Iglesia. Y pidamos por el nuevo papa, porque le espera una tarea titánica. Pero tiene de su parte a Cristo, por tanto tiene (tenemos) la victoria asegurada. En 2005 yo quería que saliera Ratzinger, más por su fidelidad a Juan Pablo II que por su capacidad (pensaba yo) en el gobierno de la Iglesia. De hecho, reconozco que pensé que sería un papa de "perfil bajo". No podía estar más equivocado, y se ha ganado su lugar en la Historia de la Iglesia sin que la sombra de Juan Pablo II le haya pesado. Estoy seguro que quien salga ahora será igualmente un magnífico papa, un santo como los anteriores, que nos confirme en la fe.

Yo, desde ya, le prometo mi fidelidad.

2 comentarios:

  1. Sí que son tiempos muy importantes y difíciles en la Historia de la Iglesia como en la historia en general y yo estoy contigo en lo que has escrito sin perder de vista por supuesto la oración en la que hay que estar constante:

    "Estoy seguro que quien salga ahora será igualmente un magnífico papa, un santo como los anteriores, que nos confirme en la fe.

    Yo, desde ya, le prometo mi fidelidad"

    Amén!!
    Paz y bien.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...