sábado, 23 de marzo de 2013

El papa Francisco y la fe en el Hombre

Parece que, pasada la primera semana de pontificado, empiezan a apagarse los ecos de las primeras impresiones: por un lado están los más amantes de lo tradicional, a los que no les hizo gracia que SS Francisco no saliese al balcón con la muceta ni cantara la bendición Urbi et Orbi, o que no lleve zapatos rojos, o que dé la comunión en la mano a quien así lo quiere o que se deje abrazar como si fuese un viejo amigo. Por otra parte tenemos el otro extremo, que al conocer las actuaciones pasadas con los más necesitados del entonces cardenal Bergoglio o al oírle predicar ya como papa que quiere una Iglesia pobre, ya se han imaginado que el siguiente paso es la venta del Vaticano y sus "tesoros". Y en medio estamos los que relativizamos la importancia de los primero y respecto a lo segundo, sabemos que la pobreza no es únicamente (ni siquiera principalmente) material. Así lo ha dicho el mismo papa ante los diplomáticos acreditados en la Santa Sede.

Superado esto (o casi) toca empezar a escuchar al papa y a seguir lo que haga, pero no porque pensemos que detrás de cada palabra o cada gesto hay algo oculto o una intención consciente de cambiarlo todo. No. Yo creo que es más sencillo que esto. El papa simplemente está haciendo lo que cualquier cristiano debería hacer, y diciendo lo que necesitamos escuchar para avanzar hacia Cristo, porque, no lo olvidemos, su principal función es "confirmar a sus hermanos en la fe", apacentar las ovejas del Señor, es decir, llevarlas a los mejores pastos. En esas está.

Pensando estas cosas y escuchándole en los diversos actos, he caído en la cuenta de una cosa: el papa tiene fe en el Hombre, en el ser humano. Y no es una novedad. Los anteriores papas también la han tenido. Pero sólo ahora me he dado cuenta.

Pero, ¿no somos pecadores? ¿No hacemos "el mal que no queremos"? Así es. De hecho, en el s. XX hemos visto las consecuencias de vivir como si Dios no exisistiera: comunismo, nazismo, legalización del aborto, etc. Cualquiera de nosotros, sin Dios, es capaz de cualquier aberración. Pero, ¿debemos quedarnos ahí? La Iglesia, a través de los pontífices, no lo hace. Porque tiene por Señor a uno que sabía que, si el hombre se deja llevar por Dios, por su gracia, es capaz de lo mejor. De no ser así, ¿habría escogido como discípulos a pescadores, o a un publicano? ¿Habría dicho a quienes le seguían "sed perfectos, como vuestro padre del cielo es perfecto"? ¿Se habría preocupado por anunciar el Reino por todas partes, exponiéndose a burlas, insultos, ataques...? Es más, ¿habría dado su vida por todos nosotros si no estuviese seguro de que, con ese sacrificio, nos habría el camino hacia el cielo? ¿Se habría dejado escupir, azotar, insultar o crucificar si, como dicen los protestantes, la naturaleza del hombre está irremediablemente dañada? 

En Pascua celebramos esto precisamente: que Dios nos ama tanto, y tiene tanta fe en que el hombre, con su ayuda, puede "hacer obras mayores aún", que ha entregado a su Hijo único para que, muriendo y resucitando nos muestre el camino (el de la cruz) hacia el cielo, y después, en cada Eucaristía, recibiéndole, tengamos su naturaleza divina. Y si tenemos la naturaleza de Dios, ¿no seremos capaces de lo mejor?

Esto lo tiene clarísimo nuestro papa y lo tenían los anteriores. Por eso dijo que tenemos la tarea de "caminar, edificar y confesar" a Cristo crucificado. Por eso ha dicho que debemos cuidar la creación. Por eso tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI fueron tan osados como para "exigir" a los jóvenes una vida cristiana auténtica, es decir, una vida de santidad, cuando el mundo lo que les ofrece es una vida fácil, sin responsabilidades, sin pecado. 

Y esto no es simple teoría. La Iglesia no lo sabe "solo" por las Escrituras, que ya sería bastante. La Iglesia lo sabe por experiencia, porque su historia está llena de santos que han cambiado radicalmente de vida, llegando a hacer obras increíbles: san Francisco de Asís, san Ignacio de Loyola, san Francisco de Borja, san Agustín, san Juan de Dios y tantos otros.

Un año más, se acerca la "noche de las noches", cuando celebramos que Jesucristo a roto PARA SIEMPRE las cadenas que nos ataban al pecado. Con Él podemos vencer al demonio, rechazar el pecado, SER SANTOS. Por supuesto, la conversión debe ser diaria. No vale con que un día se nos llene el corazón, pensemos que queremos mucho al Señor, nos confesemos, etc., si esa actitud luego no continúa. Cada día debemos empezar la jornada pidiendo ayuda al Señor, porque sin Él no podemos. Pero, indudablemente, la Noche de Pascua es un momento especial donde Dios quiere colmarnos de gracias. Abramos nuestro corazón, vivamos con intensidad estos días, el Jueves Santo, el Viernes Santo. Preparémonos para ser liberados, igual que se preparó Israel para salir de Egipto. Dejémonos amar por Dios. Deseemos desear ser santos. No nos conformemos con migajas, con "estar a gustito". Si el Señor, eterno, infinitamente bueno, justo, santo, el creador del universo, nuestro Padre, confía en que podemos ser santos, ¿por qué no te lo crees?

6 comentarios:

  1. Me visto el blog y me parece tan bueno el comentario, que voy a ponerlo en nuestro blog parroquial. Espero que no se disguste el autor. Si no le gustase que me lo haga saber y lo retiro Franja

    ResponderEliminar
  2. Hola Franja. En absoluto me molesta. Al contrario, me alegra saber que puede ayudar a alguien. Saludos y buena Semana Santa.

    ResponderEliminar
  3. Hola, David!...Te felicito por tu blog. Está muy bueno!... No sé si te vas a molestar con el pedido que voy a hacer. Mi página del Face Book es publica y es mucho visitada por personas de muchos países dónde se habla el espanol, que ha sido la lengua que yo he elegido para mi muro.
    He verificado que la gente del Face Book no les gusta leer textos muy grandes, y por eso yo normalmente hago tarjetas donde escribo frases muy cortas o textos muy pequeños y de esta manera la gente toma mis tarjetas y las lleva para sus muros con mis mensajes escritos en ellas. Por esta razón, vengo a pedirte autorización para retirar algunas frases o textos cortos de tu blog y para yo escribir sobre imágenes apelativas así hacer tarjetas que la gente le guste mucho y las comparta para sus muros.

    ResponderEliminar
  4. Hola Felismina. "Lo que recibísteis gratis, dadlo gratis". Puedes tomar lo que quieras si eso puede ayudar a alguien.

    La Paz.

    ResponderEliminar
  5. Jo David..que gozada estar aqui!!!!! eso digo yo.....porqué no lo creemos???
    Pero la vida de la Fé es un Camino y las tentaciones se agolpan a veces hasta que la Gracia te hace tocar Fondo!! y amigo mio empieza el camino de la simplicidad.....y abraza uno la Cruz con unas ganas y una fuerza que ves que no viene de ti....Gracia tras Gracia...Me encanta tu entrada...que bien lo dices todo....
    Me has hecho disfrutar profundamente....gracias mil

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti por seguí ahí, Gosspi. Y gracias por tus comentarios, se podría decir que son "mini posts", enriquecen mucho mis artículos.
    La Paz.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...