jueves, 13 de marzo de 2014

Primer aniversario del Papa Francisco

Hoy hace un año que el Espíritu Santo volvió a demostrar Quién es el que guía a la Iglesia Católica. 

Reconozco que cuando el Cardenal Tauran anunció desde el balcón central del Vaticano quién era el nuevo Papa me quedé un poco frío. No porque no me gustara el Cardenal Bergoglio, sino porque, cuando los días previos había leído información sobre algunos Cardenales, el hoy Papa Francisco no estaba entre ellos, por lo que apenas sabía nada de él, salvo que era el arzobispo de Buenos Aires. Ahora, un año después, queda patente que, de nuevo, el Señor nos ha bendecido con el mejor Papa. Hay quien dice que rompe con el papado anterior. No es así. Nunca un Papa ha roto con el papado anterior, y menos en el sentido que los que tal cosa dicen le dan a esas palabras, es decir, un cambio de doctrina y de moral. El cambio entre Benedicto XVI y Francisco es, a mi modo de ver, de estilo. La forma que tiene Francisco de dirigirse a la gente es más coloquial, más directa, lo que facilita que más gente le entienda, y, por lo mismo, al no usar un lenguaje excesivamente técnico, también hace que sea más fácilmente manipulable. Yo no pienso, como dicen algunos, que sea ambiguo en ocasiones. Lo que pasa es que los medios "progres" han pensado y propagado desde el principio que iba a romper con todo y se iba a liar a ordenar mujeres, permitir el aborto, los matrimonios homosexuales, etc., y como cualquiera que lea de primera mano lo que dice el Papa verá que no se sostiene nada de esto, los mismo medios aprovechan la sencillez en el hablar del Papa para interpretar lo que dice, y confunden (o quieren confundir) su insistencia en la Misericordia con laxitud en la Justicia y con un supuesto abandono de la doctrina de siempre. Esto ha pasado con la ordenación de mujeres, con el aborto o, más recientemente, con la administración de los Sacramentos a los divorciados vueltos a casar. Por eso, desde aquí, os recomiendo encarecidamente que siempre que podáis leáis las palabras exactas del Papa, y si no podéis hacerlo a menudo, al menos cada vez que salga alguna nueva "noticia" sobre el "aperturista" Papa Francisco. No hagamos como tantos que hablan de oídas, entre ellos muchos políticos y periodistas, y luego se permiten opinar y criticar. Seguimos a Uno que se llamó a sí mismo la Verdad, y eso es lo que debemos buscar.

En definitiva, el Papa Francisco ha sido y es un enorme regalo para la Iglesia y para el mundo, como lo han sido todos, especialmente los del último siglo. Sigamos rezando por él, como él mismo pide siempre, y siguiendo su consejo, no perdamos la alegría, porque mala imagen damos de Dios y del Cielo si los que nos decimos cristianos tenemos siempre la cara larga o andamos protestando por todo.

Para acabar, a modo de curiosidad, os planteo la pregunta que me surgió el otro día: ¿Qué habría sido capaz de hacer Juan Pablo II si hubiese existido Twitter en su tiempo?


1 comentario:

  1. Doy gracias por este papa nuestro que providencialmente lo lleva con tanto cariño, firmeza y simpatia...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...